MI MEJOR AMIGA…? AMIGA MÍA!

A-amigass

Amiga mía, princesa de un cuento infinito…
Amiga mía, tan sólo pretendo que cuentes conmigo…
Amiga mía, a ver si uno de estos días…
Por fin aprendo a hablar…
Sin tener que dar tantos rodeos…
Que toda esta historia me importa…
Porque eres mi amiga…

El valor de la amistad es infinito y en estos tiempos poco apreciado, lo mueve el interés, la vanidad, el poder… la amistad ha quedado relegada a la conveniencia de unos y otros.

Puedo presumir de ser de las pocas personas que aún hoy la respetan, la guardan, la cuidan porque es tan importante como el oxígeno para respirar, nos aporta estabilidad en todos los ámbitos de nuestra vida…

Amigas

Ese fue durante toda mi vida uno de mis principales deseos, formar parte de un grupo de amigas… recibir semejante fortuna por tener buenas, variadas y diferentes amigas, puesto que en la variedad no sólo está el gusto sino el mejor complemento. Una vez alcanzado mi deseo, llevaba un tiempo preguntándome eso de… ¿mi mejor amiga…?, se lo escucho decir a muchas y me choca, cada persona aporta un ingrediente a tu vida y tú aportas uno diferente a cada una, cuando las vas conociendo descubres lo que si y lo que no puedes compartir con ellas, y no por eso una es mejor que la otra simplemente son diferentes. Pienso en ellas una a una y me siento feliz a rabiar porque tengo todas las necesidades cubiertas, para ir de tiendas, domingos playeros, cines y palomitas a golpe de sofá, fiestas sin planes, pasos de bailes, confidencias de media noche, lecciones de como ser una brillante mamá… y mucho más.

A-amigas1

¡¡Y que gran verdad!!

Según iba creciendo personalmente, crecimiento que sigo forjando, aprendí a buscar ese apoyo ante los conflictos internos que me generaban variopintas situaciones de la vida diaria, algo nuevo para mi ya que todo lo afrontaba a solas conmigo misma, ante una decisión por tomar u otra llevada a cabo cuando me sentía entre dos aguas y percibía la inestabilidad de mi interior… recurría a ellas, no a todas al mismo tiempo, me dejaba fluir y sabía con cual hablar, exponía mi intranquilidad, buscaba un punto de vista ajeno, objetivo, frío y carente de sentimientos. Aprendí a concederle a mis actos el beneficio de la duda para poder así retractarme a tiempo o a destiempo quizás, eso nunca se sabe, pero aleccionada saldría seguro. Y excelente lección la que puede venir de una amiga, desde las risas como de las riñas, las miradas cargadas de palabras y los silencios que otorgan, la distancia igual que la cercanía.

Desde que mi deseo se hiciera realidad tuve la oportunidad de vivir una experiencia que ansiaba desde pequeña, la bella sensación que una amiga te elija a ti y te haga sentir especial y única en un difícil momento de su vida. Una de ellas atravesaba una etapa personal bastante dura, yo no lo sabía, percibía cosas que no me cuadraban pero no me dio por indagar… el destino me tenía guardada una bonita sorpresa, que fuera ella quien viniera a mi, por primera vez en mi vida no era yo quien abordaba la situación. Quedamos para ir de playeo y ya en el coche le pregunté qué tal estaba cuando frenó y aparcó a la derecha, seguidamente se vino abajo y no podía dejar de llorar, me hice de silencio mientras ella hablaba, en aquel monólogo me regaló la confidencia… “sólo lo sabes tú”.

Amiga mía… por estas razones y quizás otras tantas más no me considero quién para elevaros al título de mejor amiga, a unas sí y a otras no… me valéis por igual, os quiero por igual, me hacéis falta por igual, me complementáis por igual.

Sois AMIGAS MÍAS… PRINCESAS DEL CUENTO INFINITO QUE ES MI VIDA… QUE CONTÉIS CONMIGO ES MI SUEÑO… QUE UN DÍA Y TODOS… SIGA APRENDIENDO DE TI Y TODAS… A CRECER SIN RODEOS… QUE VUESTRAS HISTORIAS ME IMPORTAN… PORQUE SOIS… AMIGAS MÍAS…

Mil graciasssssssssss y montones de besos.

Jen Rober

Jennifer Rober

Creo moda... mi moda la que quiero compartir contigo!!! Diseñadora, entusiasta de mi vocación y repleta de ideas que marcarán un antes y un después...

¡Sé el primero en comentar!